Jueves, 14 Febrero 2019 14:39

CARDIOPATÍA CONGÉNITA

Valora este artículo
(0 votos)

Definición

Cardiopatía congénita se refiere a problemas con la estructura y funcionamiento del corazón debido a un desarrollo anormal de éste antes del nacimiento. Congénito significa presente al nacer.

Síntomas de la cardiopatía congénita

Los síntomas dependen de la afección específica. Aunque la cardiopatía congénita está presente al nacer, los síntomas pueden no ser obvios inmediatamente. Defectos como la coartación de la aorta pueden no causar problemas durante muchos años. Otros problemas, como una comunicación interventricular (CIV) pequeña, pueden no causar nunca ningún problema y algunas personas con esta afección pueden tener actividad física y un período de vida normales.

Causas de la cardiopatía congénita

 Una enfermedad cardíaca congénita o cardiopatía congénita (CPC) es un problema cardíaco presente al nacer. Se produce por una formación anómala del corazón durante el desarrollo fetal. En la mayoría de los casos, cuando un bebé nace con una cardiopatía congénita, no hay ninguna razón conocida para ello. Los científicos saben que algunos tipos de defectos cardíacos congénitos pueden relacionarse con una anomalía en la cantidad de cromosomas de un bebé, los defectos monogenéticos (de un solo gen) o factores ambientales. En la mayoría de los casos, no hay una causa identificable para el defecto cardíaco y se considera generalmente que es causada por herencia multifactorial.

Multifactorial significa que "muchos factores" (multifactorial) contribuyen a la generación de un defecto congénito. Por lo general, los factores son tanto genéticos como ambientales, donde una combinación de genes de ambos padres, además de factores ambientales desconocidos, producen el rasgo o la enfermedad.

Factores maternos y CPC

 

La mayoría de las madres de los bebés que nacen con una cardiopatía congénita tienen una visión crítica de su propia conducta durante el embarazo en busca de la causa de la enfermedad de su hijo. Es importante recordar que la mayoría de los casos de cardiopatías congénitas no tienen una causa conocida. Sin embargo, se sabe que algunos tipos de defectos cardíacos congénitos ocurren con más frecuencia cuando la madre entra en contacto con ciertas sustancias durante las primeras semanas del embarazo, mientras que el corazón del bebé se está desarrollando. Se ha demostrado que algunas enfermedades maternas y los medicamentos para estas enfermedades afectan el desarrollo del corazón. Otras enfermedades o medicamentos no parecen afectar el corazón del bebé. Siempre consulte a su proveedor de atención médica u obstetra para obtener más información.

Las mujeres que tienen trastornos convulsivos y necesitan tomar medicamentos anticonvulsivos pueden tener un riesgo mayor de tener un hijo con una cardiopatía congénita, al igual que las mujeres que toman litio para tratar la depresión, Las madres con fenilcetonuria y no se adhieren a la dieta especial necesaria para controlar la enfermedad durante el embarazo tienen un mayor riesgo de tener un hijo con una cardiopatía congénita. Además, las mujeres con diabetes insulinodependiente (sobre todo si no está bien controlada la diabetes) o lupus pueden tener un riesgo mayor de tener un niño con defectos cardíacos. El asesoramiento es importante que las mujeres con estas enfermedades crónicas antes de quedar embarazadas.

Se sabe que la rubéola, un virus contra el cual que la mayoría de las personas en los Estados Unidos fueron con la vacuna triple viral (MMR), causa defectos congénitos. Una mujer que nunca tuvo rubéola ni fue vacunada contra la enfermedad debe consultar a su proveedor de atención médica antes de quedar embarazada. Una madre que contrae rubéola durante su embarazo tiene muchas probabilidades de tener un bebé con defectos de nacimiento, con inclusión de enfermedades cardíacas congénitas.

Antecedentes familiares y CPC

 

En la población general, aproximadamente el 1 % de todos los niños nacen con una cardiopatía congénita. Sin embargo, el riesgo aumenta cuando uno de los padres tiene o un hermano nació con una CPC.

Se considera que algunos defectos cardíacos tienen una herencia autosómica dominante. Esto significa que un padre con el defecto tiene una probabilidad de 50 %, en cada embarazo, de tener un niño con el mismo defecto cardíaco, y tanto hombres como mujeres son igualmente afectados. Asimismo, existen un 50 % de probabilidades de que un bebé no se vea afectado.

Se recomienda una consulta con un asesor o especialista en genética para las mujeres con cardiopatías congénitas antes de quedar embarazada. En las familias con CPC, ya sea en los padres o hijos anteriores, se puede realizar una ecocardiografía fetal en el segundo trimestre, aproximadamente entre las 18 y 22 semanas de embarazo, para buscar la existencia de un defecto cardíaco importante en el feto.

La cardiopatía congénita (CPC) puede describir muchos problemas diferentes que afectan al corazón y es el tipo de anomalía congénita más común. La cardiopatía congénita es responsable de más muertes en el primer año de vida que cualquier otro defecto de nacimiento. Muchos de estos defectos necesitan un seguimiento cuidadoso; algunos se curan con el tiempo, mientras que otros requerirán tratamiento.

La cardiopatía congénita suele estar dividida en dos tipos: cianótica (coloración azulada producto de una relativa falta de oxígeno) y no cianótica. Las siguientes listas cubren las cardiopatías congénitas más comunes:

Cianóticas:

  • Tetralogía de Fallot
  • Transposición de los grandes vasos
  • Atresia tricúspide
  • Drenaje venoso pulmonar anómalo total
  • Tronco arterial
  • Corazón izquierdo hipoplásico
  • Atresia pulmonar
  • Algunas formas de drenaje venoso pulmonar anómalo total
  • Anomalía de Ebstein

No cianóticas:

  • Comunicación interventricular (CIV)
  • Comunicación interauricular (CIA)
  • Conducto arterial persistente (CAP)
  • Estenosis aórtica
  • Estenosis pulmonar
  • Coartación de la aorta
  • Canal auriculoventricular (defecto de relieve endocárdico)

Estos problemas pueden presentarse como solos o juntos. La mayoría de las cardiopatías congénitas se presentan como un defecto aislado sin asociación con otras enfermedades. Sin embargo, también pueden ser parte de diversos síndromes genéticos y cromosómicos, como el síndrome de Down, la trisomía 13, el síndrome de Turner, el síndrome de Marfan, el síndrome de Noonan y el síndrome de Di George.

Para la mayoría de defectos cardíacos congénitos no se puede identificar una causa conocida y se continúan haciendo investigaciones acerca de este tipo de cardiopatías. Fármacos como el ácido retinoico para el acné, sustancias químicas, el alcohol e infecciones (como la rubéola) durante el embarazo pueden contribuir a algunos problemas cardíacos congénitos.

 

Pruebas diagnósticas de la cardiopatía congénita

Los exámenes de diagnóstico dependen de la afección específica.

El tratamiento de la cardiopatía congénita

El tratamiento depende de la afección específica. Algunas cardiopatías congénitas se pueden tratar sólo con medicamentos, mientras que otras requieren una o más cirugías

 

Síntomas:

Entre los síntomas de una enfermedad cardíaca importante en un recién nacido o un bebé, se incluyen los siguientes(3)

  • respiración rápida
  • dificultad para alimentarse
  • labios azulados o morados (lo que se denomina "cianosis")
  • retraso del crecimiento

Los síntomas en un niño o adolescente pueden incluir éstos:

  • fatiga
  • dificultad para hacer ejercicio o practicar actividades físicas
  • dolor de pecho

Prevención En Los Niños Con Cardiopatías:

Los niños con cardiopatías congénitas tienen un riesgo incrementado de desarrollar endocarditis bacterianas, un tipo de infección que afecta al tejido que recubre el interior del corazón y de los vasos sanguíneos. Se trata de una enfermedad grave que requiere tratamiento antibiótico por vía intravenosa de larga duración en un medio hospitalario.

Los niños con cardiopatías congénitas que causan cianosis deben tomar antibióticos antes de someterse a procedimientos que podrían introducir bacterias en su torrente sanguíneo, como los procedimientos odontológicos o las intervenciones quirúrgicas en aquellas partes del organismo donde tienden a proliferar las bacterias (como la boca o el tubo digestivo). Los antibióticos también pueden ser recomendables en aquellos niños que se acaban de someter a una intervención quirúrgica de corazón para implantarles válvulas cardíacas artificiales o que hayan padecido una endocarditis previamente.

Los niños con anomalías cardíacas deben cuidarse bien la dentadura, lavándose bien los dientes, utilizando hilo dental de una forma adecuada, visitando al dentista y haciéndose limpiezas de boca con regularidad. Su hijo debería ir al odontólogo lo antes posible y seguir yendo tan a menudo como se lo indique el odontólogo.

http://www.fcv.org/site/experiencia-del-paciente/enfermedades-y-tratamientos-a-z/c/315-cardiopatia-congenita

https://www.genfar.com.co/cardiopat%C3%ADa-cong%C3%A9nita/

https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=factoresquecontribuyenalacardiopatacongnita-90-P04891

Visto 293 veces

Noticias Destacadas

©2019 EPS INDIGENA MALLAMAS. Derechos Reservados. Diseñado por CRISOFT S.A.S.

Buscar